Buscar
  • Corina Bufano

Alpenzoo Innsbruck

Hoy los invito a acompañarme al Alpenzoo de Innsbruck. Este zoológico se encuentra a los pies de Nordkette, a unos 750 metros de altura y a 15 minutos del centro de la ciudad. Allí hay casi 5 hectáreas dedicadas al cuidado de animales alpinos.


Abrió sus puertas tal como se lo conoce en la actualidad en 1962 y es el único zoológico en el mundo que posee una gran cantidad de especies de animales salvajes de la región alpina, 150 especies para ser exactos. ¿Vamos a conocerlo?







En la entrada y junto al estanque de los castores encontramos una estatua dedicada a la cabra alpina. Esta especie es de especial importancia para la región ya que la producción lechera que deviene de su ordeñe es muy popular en la zona.







Unos de los animales más visitados por grandes y chicos son los osos. En Austria, unos 25 osos viven en la zona fronteriza entre Baja Austria y Estiria (cerca de la frontera con Eslovenia). Ocasionalmente, emigran al Tirol desde Trentino, Italia.


No es fácil que se dejen ver durante sus horas de descanso, pero cuando llega el momento de almorzar podemos verlos disfrutar de su comida. Además, hay juegos interactivos en los que podemos comparar nuestra estatura con la de un oso promedio.


El santuario de aves es otro punto recomendable del recorrido. El principal foco de crianza del zoo son las aves de rapiña y los diferentes tipos de gallinas. Pero en la zona alpina se pueden encontrar más de 200 especies de aves dependiendo de la época del año.


Hay un observatorio especial para avistar búhos, juegos en los que podés comparar el largo de tus brazos con el de los pájaros o podés sentirte una cría de buitre saliendo del cascarón.


Sin duda, los más fotografiados son los buitres. Impactan con su presencia y tienen una mirada hipnótica.




Uno de mis lugares favoritos es el acuario. Allí hay más de 50 especies de peces alpinos, muchos de ellos en peligro de extinción debido al grado de contaminación de ríos y lagos en la región.


El acuario se encuentra en el subsuelo del zoo y está ambientado de una manera muy especial. Además de la iluminación tenue hay música funcional que genera un ambiente de total relajación para loa visitantes.



Como el lugar es enorme se necesitan algunas horas para recorrerlo en su totalidad. Si en el camino les da hambre no hay problema. El restaurant Animahl, ubicado en la terraza del zoo cuenta con gran variedad de opciones para chicos y grandes.



Espero que les haya gustado esta visita. Les dejo más información del Alpenzoo.

Dirección: Weiherburggasse 37a, 6020 Innsbruck

Entrada: Adultos 17 EUR / Niños (6-15 años) 9 EUR