Buscar
  • Corina Bufano

5 claves para descubrir Seefeld in Tirol

Seefeld in Tirol es un pueblo de ensueño situado a 20km al Noroeste de Innsbruck. En este post les cuento los puntos más importantes a tener en cuenta para visitarlo por primera vez.


1. La mejor forma de llegar es en tren o en bus ya que se encuentra a 1183 metros sobre el nivel del mar, por lo que subida es bastante pronunciada. Si son grandes deportistas no tendrán problemas para ir en bici.


Seefeld es conocido por ser un centro de ski de los más visitados en la temporada invernal y por ser sede de varios Juegos Olímpicos de invierno. Pero les recomiendo que no se pierdan la oportunidad de visitarlo en verano!


2. Al llegar a la estación central, Hauptbahnhof, nos encontramos con el edificio de Información Turística y con un conjunto de construcciones alpinas que parecen sacadas de un cuento de los hermanos Grimm. Todo el municipio respeta el mismo estilo arquitectónico e incluso, en algunos lugares, encontramos la fecha en la que fueron edificados. El hotel Klosterbrau, por ejemplo, fue construido en 1516. (Foto debajo).



3. Uno de los lugares indispensables para visitar es la Iglesia de la Santa Cruz, llamada por los locales Seekirchl -pequeña iglesia de See-. Es un edificio barroco construido en 1628 que cuenta con una maravillosa cruz en el altar principal. Lamentablemente, cuando fuimos a visitarla estaban ofreciendo misa y no pudimos tomar fotos del interior.


En el mismo lugar también se pueden ver los saltos en los que, durante el invierno, se realizan las competencias internacionales. Tuvimos la suerte de ver una sesión de entrenamiento estival de competidores de elite y fue una gran experiencia. En lugar de esquíes utilizan patines en línea.





4. Un paseo imperdible es caminar disfrutando del paisaje alrededor del Wildsee, llamado así porque el emperador Maximilian I lo utilizaba para cultivar peces. Además, si la temperatura acompaña, pueden ir a uno de los dos paradores a orillas del lago y pasar un día a puro sol con las montañas de fondo. Nosotros fuimos a Strandperle y lo súper recomiendo. La entrada diaria cuesta 4 EUR e incluye el acceso a vestuarios y piscina.





5. De vuelta en el centro pueden aprovechar para recorres los negocios locales y, por qué no, hacer algunas compras. Las construcciones por sí solas son una atracción para aprovechar y crear un hermoso álbum de recuerdos.


Un clásico en toda la región son las fuentes de agua de montaña en las que pueden recargar sus botellas con agua fresca y pura.







Como bonus les muestro algunas fotos de los edificios y monumentos realizados especialmente para los Juegos Olímpicos.